Tratamiento de Botox

BOTOX (TOXINA BOTULÍNICA)

La toxina botulínica, más conocida como botox, tiene la capacidad de producir parálisis muscular para utilizarla con fines médicos en el tratamiento de ciertas enfermedades neurológicas y en medicina estética para las arrugas faciales y las líneas de expresión, que es por lo que más se le conoce.

El botox ofrece claras ventajas en la medicina estética como:

  • Evitar la cirugía 

  • Tiene mínimas contraindicaciones

  • Es una técnica prácticamente indolora

  • Sus efectos son inmediatos y se prolongan entre cinco y seis meses

  • Raramente se producen efectos adversos como reacciones alérgicas, rigidez facial o nauseas

La técnica consiste en la infiltración mediante una aguja extrafina de la toxina botulínica en el músculo de la zona que se desea tratar, produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento del mismo. De ahí que su aplicación fundamental en estética sea el tratamiento de arrugas faciales y líneas de expresión, es decir aquellas que aparecen en el entrecejo, la frente, la comisura de los labios o el contorno de los ojos.